Aniversario 50esimo

La innovación es lo que distingue a KEF. Es el motivo por el que fundamos nuestra empresa y la razón por la cual siempre atrajimos algunos de los ingenieros acústicos más talentosos del mundo.

Los resultados están a plena vista, en las largas listas de innovaciones que ningún fabricante puede igualar; y tenemos las patentes y los documentos académicos que lo demuestran. Desde nuestros inicios, fuimos pioneros en el uso de materiales sintéticos para diafragmas y los elementos que rodean los drivers para mantener una calidad de sonido, uniforme a lo largo de todo el rango de frecuencia. A mediados de los años sesenta, fuimos los primeros en explotar comercialmente la estabilidad del Bextreno como material para conos, con un rango de drivers que fueron incluidos en muchos altavoces de alta fidelidad.

Un gran avance llegó algunos años después, cuando KEF se convirtió en la primera compañía en utilizar ordenadores para la realización de pruebas y el diseño de las cajas acústicas. Por ser los líderes en la industria en el análisis digital del comportamiento de altavoces, desde entonces, esta capacidad sin igual comparación, es lo que todavía resalta la supremacía tecnológica de KEF. Dicho trabajo de vanguardia nos permitió correlacionar pares de cajas acústicas a un minima desviación de apenas medio decibel para una reproducción estéreo casi perfecta. Desde que modelos como el 104A/B y el 105 alcanzaron fama mundial en la década de los años setenta, la serie premium de KEF, Reference Series, ha sido sinónimo de excelencia acústica.

La siguiente década presenció la aparición de la tecnología emblemática de KEF, el matriz de drivers de fuente puntual Uni-Q. El uso de imanes desarrollados por la NASA, diez veces más potentes que los materiales convencionales, nos permitió desarrollar un tweeter lo suficientemente pequeño como para montarlo en el centro acústico de la bobina de voz de la unidad de graves para que ambos actúen como un solo dispositivo. Como resultado se logra una dispersión amplia que logra eliminar el efecto de "punto dulce" en la sala de escucha.

Con la llegada de las grabaciones 5.1 para cines en casa en la década de los noventa, KEF vuelve a liderar la industria al aplicar las ventajas de desempeño de Uni-Q en el primer altavoz central dedicado del Reino Unido, el Modelo 100. A esto le siguió una sucesión de sistemas sub/sat radicalmente ingeniosos y visualmente distintivos como el “huevo” KHT2005, que todavía se considera un ícono.

Otros productos innovadores de KEF incluyen el primer altavoz motorizada para techo y la tecnología Acoustic Compliance Enhancement (mejoras de conformidad acústica), que logra un desempeño de graves más completo de carcasas pequeñas. Hoy en día, nuestros increíbles altavoces de la serie T brindan reproducción ejemplar del sonido con carcasas que pueden montarse a la pared y son de menos de una pulgada y media de espesor.

Es un increíble legado que influye en todo lo que hemos hecho hasta hoy. La innovación es un proceso continuo, no un destino, y KEF todavía lidera el camino.