1990s

Los altavoces 105/3 de KEF de segunda generación de la tecnología Uni-Q, fueron elegidos como “Mejor Altavoz Importado” por la prensa Japonesa en 1992. El mismo año, la compañía quedó bajo un nuevo dueño cuando ésta fue comprada por Gold Peak y un nuevo y fresco capítulo de excelencia e innovación comenzó, añadiendo más lustre a la impresionante reputación de KEF.
 
En 1993 KEF hizo olas en el mercado de cine en casa con la introducción del altavoz central modelo 100, que, a pesar de su etiqueta de precio premium, desarrolló un fuerte seguimiento entre los consumidores serios que aprecia los beneficios claros de las características de dispersión superiores de Uni-Q. El siguiente año, KEF fue una de las primeras compañías en lanzar un sistema aprobado THX de teatro en casa –un concepto de satélite/subwoofer con altavoces frontales de dirección vertical y envolvente dipolo que revolucionó su tiempo. Conforme los noventa progresaron, nuevas gamas de diseños de elegante estilo, pero asequibles, fueron introducidas, incluyendo la gama de altavoces de la serie Q, el sistema de teatro en casa 60S/80C/30B y el galardonado Coda 7 de altavoces.
 
El visionario fundador de KEF, Raymond Cooke, tristemente falleció en 1995. Sin embargo, dejó la compañía con principios firmes para guiarla, siendo sus valores básicos “Calidad, Honestidad, Dedicación e Innovación”. Ese mismo año, Model Four de la Serie de Referencia, con su cuarta generación de unidad de conducción Uni-Q, atrajo el reconocimiento mundial siendo aclamado y aplaudido por la prensa industrial. El jefe de críticos de la revista Stereophile, escribió que fue “lo mejor que he tenido en mi sala de escucha”, mientras que Hi-Fi News lo nombró “Lo mejor aún de KEF”. Dos años después, la siguiente generación de la Serie Q y la nueva Serie Monitor, fueron introducidas –dos legados relevantes en el testamento de Cooke.
 
Conforme el mercado del teatro en casa se desarrollaba a finales de los noventa, los ingenieros de KEF, se pusieron a trabajar en la siguiente generación de sistemas satélite/subwoofer de alto rendimiento. El resultado fue el sistema de satélite KHT2005 lanzado en 2001, con su característica icónica de forma de “huevo”. La sensación de alta calidad de la carcasa de aluminio fundido, junto con el rendimiento acústico superior de la Uni-Q, establecen nuevos estándares en su clase y dominó el ultra competitivo mercado durante varios años.